Lucía vino al evento de NONSENSE de diciembre y ahora nos regala el texto que escribió. Gracias.

ES UNA PENA (pero es lo que veo ahora).
Nos transformamos lo malo desde lo malo.
Y siempre hacia algún sitio invisible, o ahora oscuro.
Justo antes, justo un año antes de reentrar al encierro del no-aprender, y varios años después, todo es una transformación continua. Porque SIEMPRE y AHORA hay algo de lo que huir fuerte y deprisa.
TRANSFORMARSE ES MARCHARSE:
desde fuera
de día
maletas hechas
porque te vas tranquila, con calma, sin despedidas.
TRANSFORMARSE, ENTONCES, ES MOVERSE.
¿ES ESCAPARSE? Vías de escape han sido molinos, han explotado (los libros, la soledad y la lluvia hoy).
Porque nunca tiene fin… Por favor, que no termine nunca. Este amor por la huida.